Hinchas de Independiente Rivadavia acusan al defensor de haberse hecho expulsar en Tandil por las retrasos salariales. El jugador se defiende.

 

El muy buen defensor que tiene Independiente Rivadavia, Alejandro Rébola, se fue expulsado a los 41 minutos de la primera parte tras ver la segunda tarjeta amarilla. El defensor le cometió una clara infracción a Michel y se fue del campo de juego casi sin protestar. La expulsión no merecía mayores cuestionamientos -aunque sí se podía reprochar la primera amarilla-. Rébola dejaba al equipo con diez hombres rápidamente y esto encendió la polémica.

Por las redes, hinchas de Independiente Rivadavia apuntaban a la cabeza platinada del defensor: “se hizo expulsar”, era la acusación. Entendían que Rébola tomaba represalia contra los dirigentes de la Lepra dentro del campo de juego por todo lo que vivieron en la última semana con los atrasos salariales.

“La gente habla por hablar; yo tengo la consciencia tranquila”, se despachó el marcador central.

 

“Si piensan que me hice expulsar por lo que pasó en la semana, están equivocados”, comenzó diciendo Rébola en diálogo con Entrelineas. Y agregó: “Si fuese así, no me hubiese tirado de cabeza para salvar el gol sobre la línea en la jugada anterior a la expulsión”. El defensor salvó de milagro la caída de la valla cuando Pity Aracena ya estaba vencido.

Visiblemente molesto por la acusación, se despachó: “la gente habla por hablar; yo tengo la consciencia tranquila”.

Sobre su expulsión, puntualmente, el hombre que llegó a la Lepra proveniente de Tigre explicó: “Fue situación de partido. A mi entender, la primera tarjeta amarilla me la muestra mal. Era la primera infracción que cometía y me condicionó muy rápido”.

El plantel llega hoy a la provincia y mañana mismo se pondrá a trabajar para recibir la visita de Instituto de Córdoba, el próximo sábado en el Bautista Gargantini.

 

 

 

COMENTARIOS

Comentarios