El delantero convirtió un golazo, asistió a Negri para el tercero y se fue ovacionado por el hincha. Fue la gran figura del partido.

 

Federico Castro, el apuntado por Gabriel Gómez. Arribó al Parque porque expreso pedido del entrenador, que lo había seguido de cerca en ese Defensores de Belgrano de Villa Ramallo que perdiò el ascenso con Gimnasia de Mendoza. Y su arranque con la camiseta del Azul fue impecable: se presentaba de gran manera en la victoria en Lomas de Zamora y luego ratificaba en el Gargantini, ante Central Còrdoba de Santiago del Estero, su gran momento. De a poco el hincha comenzaba a valorar la incorporación de Castro. 

Sin embargo fue de mayor a menor. Casi sin participación en la derrota ante Almagro, Castro iba dejando de ser aquel de las primeras dos fechas en las que había encandilado (había tenido un gran partido también en el Vendimia, ante Gimnasia). Con Tissera ya pidiendo cancha, Castro sabía que levantar su nivel. Y así lo hizo ante Gimnasia de Jujuy. ¡Y de qué manera! Se llevó a la rastra a Frezzotti -literalmente- y cuando ingresó al área clavó el freno para dejar en ridículo a Sánchez y luego sacar un tremendo zapatazo que infló la red cuando sólo habían transcurrido dos minutos de partido. Marcaba su primer gol con la camiseta de la Lepra y emprendió un festejo alocado abriendo y cerrando sus manos a la altura de su boca, como diciendo ¡hablen ahora! Hizo lo que quiso con Frezzotti, asistió a Negri en un contragolpe hermoso para el tercero de la Lepra y Gómez, con buen tino, lo sacó faltando diez minutos para que el hincha de Independiente se pusiera de pie y ovacionara la gran actuación de un jugador que es clave para Gómez.

¡Hablen ahora!, parece decir Castro con su gesto.

 

EL DÍA DE ELLOS, LOS INCONDICIONALES

Por redes sociales, Independiente Rivadavia saludó a los utileros en su día y, por su puesto, le hizo llegar a los suyos en particular. Los que siempre están, los que ponen el hombro llueva o haga calor y los que siempre están con una sonrisa. Luisito, Kili y Lito, los que también sostienen a este Azul que ilusiona al hincha. ¡Felicidades..!

 

En el día de ayer se conmemoró el día del Utilero. El Club Sportivo Independiente Rivadavia los saluda a todos, en especial a los que día a día trabajan en nuestra institución

Posted by CSIR – Club Sportivo Independiente Rivadavia on Sunday, November 11, 2018

 

UNA IMAGEN, MILES DE SENSACIONES

Don Osorio no puede contener su emoción. Llora y hace correr otras tantas lágrimas en el Bautista Gargantini. Negri hacía unos minutos convertía el 3-1 y ratificaba el buen momento de su amada Lepra, que ahora está cuarta en la B Nacional, a tres puntos del líder. Es para ilusionarse, es para soñar con algo grande. Y Don Osorio, el socio más antiguo que conserva Independiente Rivadavia, a sus 95 años, lo vive con la misma intensidad que el más adolescente de los hinchas. Un grande.

Don Osorio se emociona. Su Lepra gana y se ilusiona con algo grande.

 

¿CUÁL FUE EL ÚLTIMO TRIPLETE DE LA LEPRA EN EL GARGANTINI?

Hay que remontarse hasta el miércoles 12 de julio de 2017 para encontrar el último antecedente de tres goles en el Bautista Gargantini. En aquella oportunidad. el equipo conducido por Alfredo Berti jugaba un partido clave por la permanencia ante Douglas Haig de Pergamino. Con goles de Diego Cardozo, Gastón González y Cristian Tarragona, el Azul vencía 3-0 al Fogonero y se aseguraba prácticamente su permanencia en la B Nacional. Tuvieron que pasar 18 partidos en La Catedral para que el hincha vuelva a gritar por tres. 

 

Cristian Tarragona, a los 15 minutos del segundo tiempo, marcaba el 3-0 ante Douglas Haig.

COMENTARIOS

Comentarios