Estos son los puntajes de los jugadores de la Lepra en el gran triunfo ante el Lobo jujeño.

Cristian Aracena (6): Seguro y sin inconvenientes. Nada que hacer en el gol de Virreyra.

Luciano Sánchez (6): Mala fortuna en su despeje para el empate jujeño. Después clausuró su carril derecho y se proyecto de forma interesante en la segunda parte.

Jorge Zules Caicedo (6,5): Rápido para anticipar y realizar algunos cruces. Abusó mucho del pelotazo.

Sergio Rodríguez (7): Sacó todo de arriba y por abajo nunca se complicó. Pudo haber marcado de cabeza en el primer tiempo, pero su cabezazo dio en el travesaño.

Nicolás Dematei (6,5): Después de algunas complicaciones en la primera parte se asentó y manejó bien la pelota por izquierda. 

Lautaro Disanto (6): Jugó por derecha y sus participaciones fueron buenas, pero de forma intermitente. Se sacrificó y ayudó en la marca.

Santiago Úbeda (5,5): Siempre bien ubicado y cerca de la jugada. Perdió varias pelotas que derivaron en contraataques del rival.

Daniel Imperiale (6,5): No influyó en el juego del equipo, aunque se lo vio activo y con movilidad. Marcó el segundo tanto.

Franco Negri (8): Volvió a jugar un gran partido: picante, activo y fue un dolor de cabeza permanente para los volantes y defensores rivales. Gran jugada para el primer gol de Castro y una buena corrida suya derivó en que Castro se la diera para liquidar el partido.

Federico Castro (8,5): Fue el mejor partido del delantero con la camiseta de la Lepra. A la potencia y el desgaste de siempre, le sumó gol. Salió por el Torito Lucero y la gente lo ovacionó.

Mauricio Asenjo (8): Metió el pase largo para Castro en la jugada del primer gol, luego metió una impecable devolución a Castro para lo que fue el gol de Negri. Ganó por arriba y obligó siempre. Impecable.

Ingresaron

Federico Guerra (6): Ingresó por Disanto para responder a la superpoblación ofensiva que había ingresado Morales Santos. Entró para darle una mano a Úbeda. Cumplió.

Ignacio Irañeta (6): Entró por un agotado Imperiale con la intensión de aportarle frescura al andarivel derecho y explotar su velocidad para el contragolpe. 

Cristian Lucero (-): El Torito entró por Castro, la figura del partido, a diez minutos del final. El delantero no negocia nunca su entrega y sacrificio. Es una variante más que válida.

 

Foto: Prensa Independiente Rivadavia / Fabian Salamone

 

COMENTARIOS

Comentarios