La Lepra cayó en José Ingenieros y dejó una muy mala imagen.

Muchas dudas generaron en la previa los cambios realizados por Gabriel Gómez. A pesar de los dos triunfos, Quiroga y Lucero no habían tenido grandes actuaciones, pero lo que llamó la atención fueron sus remplazantes. Por Quiroga, creador, ingresó Sánchez que es lateral por ambas bandas. Por el Torito entró Dematei que es un lateral defensivo. El mensaje era claro: el Azul se va a ir a defender a Almagro.

Seis defensores por naturaleza y muy poca gente en ataque. El Tricolor se adueñó y le llenó de jugadores la mitad de la cancha. Los de Gómez se metieron en su arco por su propia voluntad y sumado a flojos rendimientos individuales el local llegaba con mucho peligro. Aracena fue la gran figura de la cancha y evitó que su equipo se vaya al descanso perdiendo por tres goles.

En el entretiempo se presumía que el entrenador iba a ajustar e iba a sacar a su equipo un poco más, pero el planteo fue el mismo. El equipo perdía la pelota rápido y Negri y Castro quedaban aislados de sus compañeros en ataque. A falta de 15 minutos para el final Almagro se puso en ventaja y la Lepra se quedó sin reacción para ir a buscar el empate.

Extraño y mal planteo de Gabriel Gómez que hasta ahora le habían salido todos, pero este dejó mucho que desear y la Lepra perdió justamente en el Tres de Febrero.

 

Foto: Diario Los Andes

COMENTARIOS

Comentarios