El entrenador habló pos derrota amistosa ante Maipú. “Me gustaría ver que el equipo funcione mucho mejor”, marcó con preocupación.

 

Pablo De Muner esconde poco. Cuando le gusta algo se nota rápidamente y cuando no, también. Ante Huracán se podía vislumbrar su fastidio y ni que hablar luego de la derrota ante Maipú. “La verdad que mucho no me gustó. Tenemos muchas dificultades todavía con la pelota. Hay muchos chicos cansados, que no están del todo cómodo con las cargas, pero desde ahora en adelante seguramente nos comenzaremos a soltar”, manifestó dejándole el crédito abierto aún a ese supuesto once titular que cayó ante el Cruzado. 

“Me gustaría ver que el equipo funcione mucho mejor sobre todo cuando tiene la pelota. Yo siento que la circulación del balón no es bueno. Por momentos somos muy verticales y debemos serlo cuando el juego indica. Si tenemos que tener la pelota y moverla, tenemos que hacerlo. De local, sobre todo, hay equipos que se cierran bien atrás y nos van a esperar. En esos casos tenemos que tener paciencia y circulación para tener los espacios”, confesó. Y agregó: “creemos que estos partidos nos sirven para probar, hay muchos cambios de jugadores y de posiciones. Vamos buscando, estamos viendo qué ganamos y qué perdemos con cada uno de nuestros jugadores”.

Para lograr esa mayor posesión, o una tenencia de balón más parsimoniosa y criteriosa, De Muner considera que falta convencimiento y no un futbolista con esas características principales. “No es un jugador puntual lo que necesitamos, es más global, es cuestión de funcionamiento. Hay que dar en la tecla en el mediocampo. Queremos que los laterales y los centrales se sumen a la generación de juego. Debés tener centrales capaces de filtrar un pase, gente que sepa ganar las espaldas y moverse en ataque”.

Con respecto al tan ansiado refuerzo, el entrenador dijo: “por más que venga alguien, nadie tiene garantizado el lugar. Hemos estado charlando y hemos avanzado un poco. No vamos a hacer locuras ni vamos a traer por traer. Buscamos un rápido que puede jugar por las bandas, un segundo punta”

Independiente, que jugaría entre el 26 o 27 de enero un amistoso ante Estudiantes de San Luis en el Bautista Gargantini, se prepara para lo que será el acto eleccionario de febrero. Sobre esto, el DT pidió que “todos tiremos para el mismo lado”. “Más allá de las diferencias que puede haber, hay que estar unidos. Se vienen cuatro meses muy complicados y sabemos lo que nos jugamos. Si logramos el objetivo sabemos que el premio puede ser muy grande porque el torneo que viene ya será otra cosa”, expresó.

 

Escuchá completa la palabra de De Muner

 

 

 

COMENTARIOS

Comentarios