Mauricio Larriera dejó de ser el entrenador de Godoy Cruz. Tras reunirse con la dirigencia, el uruguayo acordó su salida del club tras un semestre al mando y solo 15 partidos dirigidos.

Los rumores comenzaron antes del partido con Defensa y Justicia y tras consumarse una nueva derrota en condición de visitante, incrementaron. Hoy, durante toda la jornada, se habló de la posibilidad de que Larriera dejara el cargo e incluso desde la dirigencia confirmaron que habría una reunión por la noche.

El motivo, según los popes tombinos, es meramente futbolístico. El DT jamás encontró el juego que se propuso al llegar y ni los directivos ni el mismo entrenador estaban conformes con eso. De todas formas, todo se agravó en las últimas semanas, cuando Mauricio Larriera resignó completamente su idea de juego en pos de obtener resultados. 

Y si se se analiza el rendimiento desde el punto de vista de la eficacia, el ciclo del uruguayo no fue malo. Contando Superliga, Copa Argentina y Copa Libertadores, el Tomba disputó 15 encuentros: 7 victorias, 6 derrotas y 2 empates. Logró el 51% de los puntos y tuvo una diferencia de gol de -1 (20 GF y 21 GC).

Como se dijo con anterioridad, el malestar viene desde el lado del rendimiento del equipo, que nunca tuvo nombres propios y en la mayoría de los encuentros no logró plasmar la idea del DT, que se auto-exigió mejorar en ese rubro.

Cabe recordar que a Larriera le restaban seis meses de contrato. De esta manera, en tan solo un año, el Tomba buscará su tercer técnico, desde que en diciembre del año pasado se fuera Sebastián Méndez, luego pasara un semestre con Lucas Bernardi y ahora otro con Mauricio Larriera.

Rosario Central: el detonante

La derrota con el Canalla fue la causa del malestar con el equipo. El Bodeguero tenía todo para jugar las semifinales de la Copa Argentina y lo dejó escapar increíblemente. Fue el mismo entrenador el que afirmó hace pocos días que nunca se pudieron recuperar de ese golpe.

COMENTARIOS

Comentarios