Mauricio Larriera podría no continuar siendo el entrenador de Godoy Cruz. Hay malestar en la dirigencia por el rendimiento futbolístico del equipo, más allá de los resultados.

Desde el punto de vista de la eficacia, el ciclo del uruguayo no es malo. Contando Superliga, Copa Argentina y Copa Libertadores, el Tomba disputó 15 encuentros: 7 victorias, 6 derrotas y 2 empates. Logró el 51% de los puntos y tuvo una diferencia de gol de -1 (20 GF y 21 GC).

El malestar viene desde el lado del rendimiento del equipo, que nunca tuvo nombres propios y en la mayoría de los encuentros no logró plasmar la idea del DT, que se auto-exigió mejorar en ese rubro.

La Comisión Directiva del club se reunirá con el entrenador y evaluaran la decisión de la continuidad, que por estas horas parece muy complicada. De esta forma, sería el tercer entrenador que termina su ciclo en menos de 1 año: primero fue Sebastián Méndez, luego Lucas Bernardi y ahora el uruguayo.

Rosario Central: el detonante

La derrota con el Canalla fue la causa del malestar con el equipo. El Bodeguero tenía todo para jugar las semifinales de la Copa Argentina y lo dejó escapar increíblemente. Fue el mismo entrenador el que afirmó hace pocos días que nunca se pudieron recuperar de ese golpe.

COMENTARIOS

Comentarios