Estos son los puntajes de Entrelíneas para los jugadores de la Lepra en la dura derrota ante el Sojero de Carlos Casares.

Cristian Aracena (5): Si bien le marcaron tres veces, el Pity salvó a la Lepra de lo que podía haber sido una goleada histórica. No tuvo culpa en los goles.

Julián Navas (4): Lo anticiparon infantilmente en la previa al gol de Llama. Tuvo dudas para salir jugando desde el fondo y Llama lo complicó por su sector.

Alejandro Rébola (3,5): No dio seguridad en ningún momento. En el segundo tiempo pudo haberse ido expulsado por una fuerte patada a un rival.

Sergio Rodríguez (3,5): Muchos pelotazos sin sentido que tiraba para arriba, terminaban en contras de Agropecuario. Salió lesionado en el primer tiempo.

Mauro Maidana (5): Fue lo mejor de la defensa. Muchas ganas para ir a marcar y rápido para los cruces.

Gastón González (6): El único de la cancha que entendió el partido. Cuando jugó de interior se soltaba para generar espacios y así llevar peligro. En el segundo tiempo jugó de volante central y lo hizo de manera correcta.

Juan Manuel Cobo (2): Flojísimo partido del volante central. Lento y a destiempo en cada cruce. Salió en el entretiempo.

Lautaro Disanto (4): Lo saltearon permanentemente y nunca entró en contacto con la pelota. También salió en el descanso.

Mauro Cerutti (4,5): Fue de menor a mayor. Impreciso y poco claro en el primer tiempo jugando de extremo. En el complemento se paró en la mitad de la cancha e intentaba llevarle la pelota a los delanteros.

José Mendez (3): Muchas ganas, pero poco claro. No fue su partido y estuvo muy fastidioso.

Kevin Gissi (3): No le generaron situaciones, pero el tampoco se movió para tenerlas. Le costó ganarle a los centrales rivales.

Ingresaron

Luciano Sánchez (5): Buen partido del Cheche que entró para abrir la cancha por el sector izquierdo y tirar centros y, por momentos, lo logró.

Eial Strahman (5): Ingresó enchufado y con ganas. A los 20 segundos se le anticipó muy bien a Romero, pero no pudo darle de lleno. 

Franco Negri (3): Jugó pegado a la raya y nunca desequilibró.

 

Foto: Luis Amieva / Diario Uno

COMENTARIOS

Comentarios